En la actualidad existen diversas maneras de unir sustratos en variación a los materiales de los que se compongan.

Podemos recurrir  a métodos como la soldadura, adhesivo líquido, atornillado y el uso de cintas adhesivas, éstas últimas se encuentran en un momento de apogeo dado que nos proporcionan múltiples ventajas y beneficios en comparación con otros métodos de fijación.

Las cintas adhesivas resultan muy versátiles ya que nos permiten llevar a cabo uniones de piezas con diferente forma, tamaño y material como pueden ser: cristal, plástico, metal, cerámica, mármol, etc..

Entre sus múltiples ventajas podemos mencionar:

  • En los sustratos de metal se elimina la corrosión asociada a la unión de metales con diferente potencial galvánico como puede ser el acero y el metal.
  • No se producen deformaciones de las piezas donde se aplica por lo que se pueden eliminar procesos como: rectificado, limado, etc…. Y de esta forma reducir costes de producción y mejorar la estética del producto terminado.
  • Reduce el peso de los productos muy importante en los distintos sectores con los que trabajamos como automoción, vehículos especiales, construcción, electrónica, etc… Ya que la disminución del peso está directamente relacionada a la reducción del consumo de energía y emisión de contaminantes en el ambiente.
  • Evita la agresión mecánica a los sustratos evitando daños a la estructura del material.
  • Permite tener acabados muy atractivos ya que no tiene puntos que sobresalgan.
  • Los adhesivos elásticos aumentan la resistencia a fatiga y frente a impactos por lo que aumenta la resistencia y el ciclo de vida en los productos.
  • Las tensiones se distribuyen unificadamente a lo largo de la unión permitiendo la eliminación de tensiones que pudiesen producir quebrantamientos en el proceso.
  • Hay cintas que favorecen la disminución de ruido y vibraciones.
  • Para el sector electrónico hay cintas disipadoras de temperatura.
  • Existen cintas con la función de sellar y proteger de la corrosión.

Es importante saber que las cintas requieren de un sencillo proceso previo antes de ser utilizadas, las superficies deben estar libres de polvo, grasa y humedad, esto se logra con un poco de alcohol sobre la superficie y en sustratos de poca tensión se recomienda el uso de un primer para optimizar la adhesión.

La adhesión no solo se puede hacer colocando un pedazo de cinta adhesiva, sino que mediante el manipulado y/o transformación de la misma se puede cortar a la forma requerida para lograr un mejor ajuste de las piezas a unir.

Para más información contacta con nuestro equipo de profesionales y te asesoraremos para encontrar la mejor solución a tus necesidades.